9 Tipos de Árboles Frutales para el Jardín

9 Tipos de Árboles Frutales para el Jardín

Uno de los mayores placeres de los jardineros es ver cómo sus esfuerzos dan frutos, tanto de manera metafórica y literal, algo que logramos cuidando alguno de los muchos tipos de árboles frutales que existen.

Todos comemos frutas y sabemos cómo son, pero lo que seguramente desconocemos es cómo cosecharlas nosotros mismos en nuestro jardín. Y resulta un tema que da para hablar, porque existen múltiples árboles frutales con distintas necesidades y no siempre conviene guiarse solo por preferencia a las frutas.

¿Qué se necesita para tener un árbol frutal?

Como cualquier planta que existe, aspectos como una buena tierra, acceso a agua y nutrientes son vitales y necesarios. Pero cuando hablamos específicamente de árboles frutales, las cosas que necesitaremos son:

Gran espacio de tierra, lo que siempre tienen en común los grandes árboles de fruta, es un sistema radicular agresivo y territorial, muchos árboles de esta lista requieren una distancia prudencial y mesura a la hora de posicionarnos.

Macetas de gran tamaño, al haber especies que pueden miniaturizarse gracias a la poda.

Un clima que se adapte a sus requerimientos, ya que existen frutos tropicales como los que necesitan de un invierno para la formación de flores.

Paciencia a la hora de esperar cualquier cosecha, porque sembrar un árbol en cualquier tierra y esperar resultados, es un proceso natural que lleva años normalmente.

Árboles frutales de hoja caduca

Son especies cuya norma es necesitar de climas estacionales bien marcados, una cantidad de frío específica a la hora de mudar sus hojas, y por norma general, son los más bonitos y coloridos respecto a una floración más abundante y follajes más vibrantes.

Los que podemos recomendar son:

Cerezo Japones (Prunus Serrulata)

También llamado Cherry Blossom en inglés o Sakura en japonés, es un árbol ideal para climas cálidos con fuertes inviernos (parecidos al país en donde son populares, Japón) proviene de Asia, y se ha vuelto popular en varias regiones del mundo.

Independientemente de sus frutos que son las cerezas, en donde cabe destacar que la mayoría de las variedades de sakura no dan frutos, es un árbol que destaca por su enorme belleza ornamental y prominente floración rosada, también por la forma en la que simboliza de manera tan limpia el paso de las 4 estaciones.

Hay otros subgéneros como el Prunus Cerasus que se conocen como cerezo ácido o guindo, que sí aseguran una cosecha frutal y que son bastante diferentes en el color de sus inflorescencias.

En general, son árboles muy adaptables, no muy exigentes con la tierra, y cuya altura es menor o igual a 10 metros, lo cual los hace árboles muy asequibles para patios de tamaño reducido.

Cerezo Japones

Manzanos (Malus Domestica) y Perales (Pyrus)

Árboles portadores de las frutas que le gustan a todo el mundo, como lo es la manzana y de manera más secundaria la pera, muy versátiles y adaptables tanto a clima frío como a calor. En fases tempranas, necesitan bastante agua, pero cuando maduran se vuelven autosuficientes.

Sus tamaños pueden mantenerse a raya, mientras que sus frutas siempre podrán mantener un tamaño aceptable solo mientras cumplamos con sus necesidades hídricas y de nutrientes. Razón por la que se puede adaptar como un arbolito de maceta.

Los manzanos en particular raramente pasan de los 10 metros mientras que los perales si superan esa altura.

Manzanos

Melocotonero (Prunus Pérsica)

Del mismo género de las cerezas, el duraznero es un árbol frutal procedente de China y de poca altura (5 metros), bonitas flores, y con frutos que gozan de variadas aplicaciones como la mermelada, decoración de pasteles o conservas en almíbar.

Sus hojas pueden infusionarse y crear un remedio naturista contra el estreñimiento además de otros beneficios menores.

No es muy longevo al tener una esperanza de vida de 15 años comparado a otros árboles de igual índole.

Prunus Pérsica

Tipos de árboles frutales de hoja perenne

Son especies que al contrario que las caducifolias, mantienen su follaje o la mayoría de este durante todo el año, y no tienen como tal un periodo de hibernación. Lucen un aspecto más silvestre y uniforme a lo largo del tiempo, y dentro de ellos destacan los frutos ácidos y secos.

Algunos muy preferibles por nosotros como:

Limoneros (Citrus × Limon) y Naranjos (Citrus × Sinensis)

Cada hogar con un jardín que se precie debería tener por lo menos un árbol de cítricos, son muchos los beneficios que traen como ser de rápido crecimiento, creadores de sombra, aromatizantes por excelencia y de tener frutos ácidos con un sabor refrescante para las temporadas en donde suelen cosecharse.

Miden en promedio entre 5 y 15 metros de alto, y su versatilidad es tal que pueden encontrarse especies adaptadas para macetas.

Limoneros

Anacardo (Anacardium Occidentale)

También llamado Marañón, Merey o por su nombre nativo Cajú, es un árbol originario de Brasil y Centroamérica, de no más de 9 metros de altura, tenaz ante casi cualquier tipo de suelo, y su nuez curiosamente se encuentra dentro de un pseudofruto que no debemos confundir como el verdadero.

Su fruto seco que tiene la forma de una media luna redondeada, es muy apreciado por su textura semi suave al masticar y su sabor dulzón. Eso sin contar que posee una gran lista de nutrientes como antioxidantes, vitaminas y minerales.

Y en especial, es uno de los alimentos que resguarda la memoria y además previene el cáncer de colon. Eso sí, no es tan fácil como extraerlo y comerlo, preparar el anacardo para el consumo es un proceso y hornearlo de manera apropiada es fundamental.

Desde el tronco a sus hojas, y de su fruto a sus aceites, este árbol es aprovechado casi en su totalidad en diferentes campos de la industria, sean medicinales o cosméticos.

Anacardo

Guayabo (Psidium Guajava)

Arbusto o pequeño árbol de la familia de las mirtáceas, y portador de la denominada por algunos “fruta reina”, esto gracias a la prominente gama de nutrientes que posee por cada 100 gramos destacando su cantidad de vitamina C. La cual es muy superior a la de los cítricos (4 veces más). Es de hecho una fruta tropical muy popular y normalizada en países de Suramérica como Venezuela.

Es bastante frondoso y su tronco es estéticamente retorcido con muchas bifurcaciones, no aguanta los climas fríos, y disfruta del sol junto con un sustrato bien nutrido y humedecido.

Guayabo

Otros árboles frutales

Algunas especies no tan comunes, de plantación particular y populares en el extranjero que podemos sugerirte son:

Arándano Azul (Vaccinium Corymbosum)

Es un arbusto muy pequeño que alcanza los 3 metros de altura y que es ideal para macetas. La razón por la que es preferible en maceta es porque requiere de un nivel de acidez constante, y al estar en una maceta, es mucho más fácil controlar el nivel de pH en un sustrato aislado, que en un sustrato general como lo es la tierra que lo va diluyendo.

Sus frutos son bayas tanto azules o rojas (depende del subgénero) dulces y ligeramente ácidas.

Arándano Azul

Pasionaria (Passiflora Edulis)

Llamado fruto de la pasión, maracuyá o parchita, es la fruta de esta particular planta trepadora, las cuales son ligeras capsulas globosas, gruesas y de color amarillo, que en su interior tienen un montón de semillas envueltas de una pulpa que es altamente acida, pero a la vez muy dulce y de un sabor incomparable.

Resiste muy bien el sol y requiere de sustratos bien drenados, una pasionaria sana puede extenderse 10 metros, y combina a la perfección con pérgolas, techos enrejados o paredes. No hay que ignorar que tiene una de las flores más impresionantes de la naturaleza con esos pistilos blancos radiales con acentos en violeta.

Sin embargo, es muy susceptible a los hongos. La tierra de su sustrato debe compactarse muy bien a la hora de cualquier trasplante para evitar cualquier encharcamiento.

Pasionaria

Granado (Punica Granatum)

Árbol de origen iraní de hoja caduca cuyo uso se remonta a hace miles de años, y de una altura amigable para jardines pequeños (6 metros), amante del calor y de climas ligeramente desérticos, es idóneo para el clima mediterráneo y subtropical.

Tiene un look ciertamente arbustivo y algo espinoso, pero el contraste que hace con sus hojas y sus flores rojizas son de un gran valor ornamental, sus frutos que son bien conocidos, son unas esferas rojo carmesí bastante duras, y por dentro contienen una gran cantidad de semillas recubiertas por arilos dulces y carnosos, que son el contenido comestible de esta.

Granado
¿Tienes alguno de estos árboles en tu jardín?

No te vayas sin dejarnos saber lo que piensas en la caja de comentarios.

No Comments

Post A Comment